Casos de malaria en el estado Bolívar superarán los 400.000 en 2018

En 2017 se registraron en Venezuela 400.000 casos de malaria, de los cuales 246.364 fueron en la entidad

En los últimos 4 meses de este año ya van 175.000 personas enfermas, por lo que se proyecta que pasarán los 400.000 que contraerán el mal, informó Marcos Lima, vocero de la Sociedad Venezolana de Endocrinología, quien lleva la estadística de esa región del país.

“Si para la semana epidemiológica 16 del año se presenta esta cifra, se proyecta que a final se superarán los 400.000 casos en Bolívar. Nos sorprende lo que declara el ministro, quien asegura que hay una disminución de la tasa de la enfermedad”.

Gerardo Liye, director de la Escuela Intercultural Bilingüe Jelau Mansawin, en Bolívar, alertó sobre el repunte del paludismo en la localidad de San José de Kayamá, que causó cuatro muertes en comunidades indígenas en marzo.

“Tenemos 2 personas mayores muertas de la comunidad Jodï, un maestro de la escuela, un sabio curandero, y 2 niños estudiantes de la comunidad Eñepa”, indicó a través de una carta del 18 de abril a la Congregación de Misioneras de la Madre Laura. Agregó que en la comunidad, de 1.300 habitantes, se han incrementado los casos comprobados y que además se les agotaron los medicamentos.

Fuentes del hospital Raúl Leoni de Puerto Ordaz, aseguraron que la escasez de fármacos para tratar el paludismo se debe también a la comercialización irregular que existe. “Hay un comercio con los tratamientos en el área del Arco Minero; es una mafia que los vende a altos costos y por eso también es la aguda escasez que hay”, dijeron.

Lima agregó que los pacientes recurren en primera instancia al mercado negro para adquirir los tratamientos.

“Ni siquiera van a los centros médicos, sino que se dirigen directamente a quienes los venden irregularmente. Además, 70% de los infectados corresponde al municipio Sifontes, donde está desplegado el Arco Minero”.

La fuente señaló que los casos de malaria se incrementan como consecuencia de la falta de inversión, la escasez de medicamentos y la mala distribución.

“La inversión contra la malaria de 2015 a 2016 pasó de 10 millones de dólares a 2,2 millones de dólares y actualmente no tenemos más datos. La fumigación disminuyó y la distribución de los fármacos es a través de los militares, por lo que no es efectiva”.

 

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.